Donatosi

Magia


Soñando despierto abrace mi almohada, tú perfume tenía, eso era elocuente, restregué mi nariz, destape las fosas nasales, con ello aprendí que no podrás ser mía, pues el olor lo decía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.