ahchoi

GENESICA


AVISO DE AUSENCIA DE ahchoi
Ver todos mis poemas publicados en poemas del alma
  • Genésica

 

  • Acontece una curva que se cierra
  • y todo al fin de un ciclo ha vuelto a sí;
  • no quedan ni vestigio de la tierra
  • ni tiempo ni distancia queda aquí.

 

  • Crepita la materia en su entraña
  • y en cósmica explosión todo se vierte,
  • regando en el espacio la maraña
  • de Hadrónes y Leptón en plasma ardiente.

 

  • Ese gran huevo cósmico eclosiona
  • el orto y el ocaso de su historia,
  • en impasible acto en que se entona
  • el gen que guarda su eternal memoria.

 

  • Y en el momento en que se recompone
  • La básica sustancia en su camino,
  • En neutrones, electrones, protones,
  • Fotones, positrones y neutrinos;

 

  • generan las ondas energéticas
  • que entretejen la malla del espacio;
  • rápido las electromagnéticas,
  • las gravitacionales más despacio.

 

  • Hidrógeno y Helio han iniciado
  • una hora después los elementos.
  • El Cosmos su tamaño ha aumentado,
  • todavía no alumbra el firmamento.

 

  • ¡Oh! Cómo imaginarse el universo
  • en la suprema oscuridad sumido,
  • conteniendo el anverso y el reverso
  • y despertando su furor dormido.

 

  • Dos billones de años han pasado
  • Después de la gran cósmica explosión;
  • Quasares sorprendentes ha brillado,
  • ¡por fin el firmamento entra en acción!

 

  • Las galaxias comienzan a formarse,
  • El universo es todavía muy denso;
  • sus núcleos estelares al crearse
  • derraman de esplendor, fulgor inmenso.

 

  • El Cosmos su proceso continúa
  • en su tenaz carrera que se expande:
  • es como un insaciable Gargantúa
  • su apetito voraz de hacerse grande.

 

  • Tras cinco billones de años, un día,
  • una gran nebulosa de topacio,
  • girando en un extremo de la Vía
  • su masa gaseosa contraía,
  • naciendo nuestro Sol en el espacio.

 

  • Y de un pequeño grano de materia
  • en misterio que todavía se encierra,
  • en medio de espectáculo de feria
  • se formó poco a poco nuestra Tierra.

 

  • Y en medio de rugidos y bramidos
  • vomitan los volcanes por doquiera,
  • viste el Cielo sus rayos encendidos,
  • Cometas sin cesar, el mar hicieran.

 

  • Aplaca entonces la bestial movida.
  • La tierra de los mares de se despeja;
  • la primera sustancia de la vida
  • se sintetiza en reacción compleja.

 

  • Bacterias, peces, anfibios, reptiles,
  • aves, mamíferos; se puebla el Orbe.
  • El Homo Sapiens, tarde en el desfile.
  • Se abre paso sin que nadie estorbe.

 

  • El Sol arrulla con calor paterno

el alba que despunta en la mañana,

abren sus corolas al beso tierno

las flores que coronan la sabana…

 

Su primera reacción de inteligencia

ante el paisaje que su mente asombra,

deslumbra  el despertar de la conciencia

y a cada cosa ante su vista nombra.

 

No hay duda que es grandiosa la Natura

que prodigó la aparición humana,

como fiel testigo de su hermosura

que impera en el espacio soberana.

 

¿Algún confín perdido en el arcano

guarda existencia que el saber no alcanza?

¿Lucirá diferente nuestro hermano?

¿Cantará cual nosotros su esperanza?...

 

El cielo en sus fulgores estelares,

el firmamento que nosotros vemos,

la beldad de las cosas naturales

y el pedazo de tierra que tenemos…

 

Deben otros seres en igual forma

sentirse dueños de de esta cosa bella,

al ver que lentamente se transforma

¡una nube de polvo, en una estrella!

 

Anthony, el Umakúa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.