Diego Invierno

Orgasmo

Pesa el aire de la habitación
desde que echamos las cortinas
para asfixiar al Sol,

 

sabiendo que es insignificante
comparado con las estrellas
que se encuentran entre los dos,

 

después del gran destello
apetece algo de oscuridad,
¿no?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.