Adolfo Flores Facundo

Habitación oscura

Quise mantener al sol en el bolsillo

y mantener a tientas la misma noche.

Quise no mover mis alas demasiado,

no romper la habitación con fuerza

y cerciorar siempre tu presencia aquí.

Después de muchas fugas frustradas

de mi corazón siempre luminoso,

mi deseo metía las manos en los bolsillos

y se cercioraba si el sol seguía ahí.

A veces, amada, tú misma traías el tuyo

para que por reflejo no sacara el mío

y solo viera lo que tú querías ver.

Ahora dudo que haya sido un sol genuino.

Ahora que el sol de mi bolsillo ha salido

todo está muy claro, amada:

tú nunca estuviste aquí.

Comentarios1

  • Rosanna Moreda

    La experiencia del desamor contada desde un ángulo completamente luminoso, como si ese mismo sol te hubiera abierto los ojos. ¡Felicidades Adolfo!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.