Fernando Javier Gamero Oviedo

Luna llena

Luna Llena

 

Contemplando la Luna,

pude darme cuenta que:

un día estás radiante

y al otro día menguante.

 

Me sentí como eclipse,

dando vueltas en la elipse,

de tu vasto universo,

es un incógnito verso.

 

Necesitaba ayuda,

con rayos de luz saluda,

triste por mi cortejo,

el Sol me dejó un consejo:

 

En plena Luna Llena,

escríbele un gran poema.

Llega la luna nueva,

sírvele café y que beba.

 

En el cuarto menguante,

invítale a que ella cante.

Y en el cuarto creciente,

déjala bella y sonriente.

 

 

Fher

(Todos los derechos reservados por el autor)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.