ede

Volviste

Desde antes de despertar y hasta este momento en mis aposentos, mi día ha sido tuyo, lograste atravesar mis sueños y quedarte en mi, mientras me duchaba, mi mente proyectaba imágenes de ti, mientras tomaba el desayuno y mi café, los sonidos de tu voz hacían eco en mi, no se de qué manera y en qué momento volviste, eres como una tormenta en verano que llega sin avisar cuando los rayos del sol aún iluminan, y yo vulnerable sin paraguas. No te fuiste ni un instante, arrasasté con mis horas, yo en mi soledad, en mi rutina, solo puedo pensar y desear que estas mejor sin mi, rogar para que yo no llegue a tu mente de esta manera, sin avisar, que no silencié tus días ni nublé tus horas, mañana sin duda saldré con abrigo y guantes aunque el invierno ya pasó, no quiero llevarme la sorpresa de sentir la fría soledad que alguna vez casi me mata aquella noche oscura.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.