LR

Aquello que lo cambió todo


Hay cosas en la vida; y está este momentornsuceso decisivo, reloj en retroceso, en aumento...rnRapidez, sentimientos.rnConfieso que son las dos y no puedo dormir.rnConfieso que son las cinco y estoy pensando en ti.


el insomnio duerme por mí,
tu duermes por los dos
por mi latido veloz
un día no dura lo mismo
sin ti
no sé,caeré a un abismo


En ese lugar sin salida
No se si quiero, mi vida,
Soñar promesas al viento,
y creo que hoy lamento,
todos los gratos momentos
que mis labios se privaron
por haberme dicho: lo siento!!!


Ella era la amarga traición, la divinidad que ame; Ah un abismo inhóspito me llevo su belleza.
Con la bravura en su mirada clavo en mi pecho la daga. Ella, ella con desdén contristada llora por mi inerte ser. En la catarsis de su llanto mi anima volverá a renacer.
En mi lecho yace mi ser, haciendo del descanso
eterno un nuevo edén. En un valle recubierto de rosas rojas con espinas la encontré, a la adore y ame. A un lado de un rió en el que las almas viven inmersas destruí y recree lo que fui, ahi solo había lamentos e inerte fe.
Escritor: Eduardo Contreras.


Se que hay en mí el deseo de volar,
junto a ese ser que no cuece mi placer,
sino rearma mis caricias para poder sustentar
el deseo que a prisa me hace enamorar,
¡Qué importa que me caiga, si esa mujer hace estallar!!!
El amor se vuelve trueno y ella hace llover paz,
Dejaré mi puerto abierto y haré surgir madera para construir una barca y alejarme con ella!!!!


Surge un inmenso deseo de volverla a ver.
Mi ser clama ensalzar su test con bello fulgor. Entre dolor y lamentos mi anima reencontré, cariño!; Volver a volver a quererte dejara inerte mi cordura por amarte con locura. Llevo en mi el desdén de mil almas arrojadas al olvido querida. Reverberan de mi corazón mas de mil almas ambiguas que comparto con el mundo. Ya mordí la manzana ¿ves cuantos pecados pague?.
Escritor; Eduardo Contreras.


Acaso aquel mustio y lóbrego recuerdo hace que tu amor siembre pena?
No dejes que las reyertas te impidan ver el sol, si supieras cuanto se sufre al esperar una travesura de un cazador decepcionado...
Pero si la vida cuando la hay no es un desafío,
los restos de un corazón destrozado no se los lleva?
Átrévete a entregar tu amor a aquella mujer que muere por hacerte feliz aunque más no fuera por un instante



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.