ESCARLATA2

BATALLA

BATALLA

 

Cuan triste es la vida

Cuan ansiada infancia

Que no retornaras

Y que cuanto se añora

En la adultez

 

El infante es noble puro

Con sueños y esperanzas

Tejiendo mundos de colores

Caminos de arcoíris

Marcha danzante de inocencia

 

Alzando el vuelo al firmamento

Tratando de alcanzar el infinito

Nubes de algodón de azúcar

Endulzando la niñez

Que vuelas en pegasos de fantasías

 

Cuanto se ansia el rebobinar  del tiempo

Y retornar a ese instante

Donde se era plenamente feliz

Donde las lágrimas solo eran una fabula

Que jamás llegarías a experimentar

 

Hoy en la adultez de la vida

Lágrimas de carmín

Emigran por mis pómulos

Y marchan constantes por  mi faz

Fluyendo como cataratas

Recordándome mis penas 

Y la impotencia de la vida

Trayendo a mi memoria

La cruel realidad  

Soy un simple humano

 

Rodeado de calamidades

Y mi cuerpo y alma

Envuelto en cadenas de espinas

Limitando mi esplendor  

 

Sombra, espectro deambulando sin rumbo

Estrella que se extinguió su brillo

Hace muchas décadas

Una vez creí que con mi fulgor

Lograría grandes proezas

Que tonto puede ser el infante

Cuan iluso puede ser el niño

Querubín que aún no te has contaminado

Con la rutina diaria de la vida

Y no te has descarriado

En un mundo corrupto

 

Estoy aquí en la oscuridad de mi alma

Y en la profundidad de mi esencia

En el abismo de mis emociones

Confluentes por mi dolor

Ya cansada de tanto dolor

Sin fuerzas ya para batallar

Sin ganas ya para luchar

 

Y sin embargo no puedo detener el avanzar

No puedo ni debo permanecer efímero al dolor

No puedo ser mármol frio

Carbón vació, estatua sin vida

Cascaron hueco

 

Debo sufrir la metamorfosis

Para afrontar esta batalla infinita

Y recuperar su amor

Y ser oídos sordos

A las dagas de sus palabras

Insultos prolíferos

Que se clavan en mí ser

Rasgan mi alma

Torturan mi mente

Certeros disparos

Que fulminan mi razón

 

Agonía constante

Sufrimiento eterno

Apunto de claudicar estoy

Pero debo renacer

Halarla a la luz de su espíritu

Y dejar los demonios atrás

Y lograr que retorne su sonrisa

Desplegar nuevamente su esplendor

Y que vuelva a ser

Una hermosa estrella

 

Su semblante vació

Me traspasa el alma

Y sus lágrimas son ácidos

Para   mi corazón

Y su agonía no la puedo sanar

Y su dolor no lo puedo reparar

Y siento que agonizo a cada instante

La impotencia me destroza

Paulatinamente el corazón

 

Y vivo en una agonía sin fin

Y en ocasiones quiero dejar de batallar

Darme por vencida y dejar ya de luchar

Pero mi amor por ella es más grande que mis fuerzas

Más infinito que las estrellas

Más inmenso que el universo

Y en las apaciguadas aguas

Debo retomar mis fortalezas

Para continuar con esta batalla eterna

 

 14/12/20

Por ti soy capaz de dar mí vida aunque tu no lo creas

ESCARLATA

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.