frankcalle

ESCUELA DE SEñORITAS

Qué tiempos aquellos,
cuando fui el jardinero que sus flores cultivó,
y cada día a media mañana,
una jarra de flores blancas
dejaba sobre el escritorio
de la Dirección.

Escuela de Señoritas,
bella institución,
hecha para educar el alma
de una flor.

− ¡Jardinero, jardinero, regáleme aquella flor!

Hoy las recuerdo a todas,
corriendo por los jardines como alegres mariposas,
volando de flor en flor.
Desde entonces,
han pasado muchos años,
han cambiado los tiempos,
a veces para mejor… a veces para peor…

Ya no vuelan las mariposas.
Ni siquiera existe el jardín;
las señoritas a esas edades casi no existen…
y la escuela, desapareció.


Frank Calle (11/ dic/ 2019)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.