Edisson P.(Idilio)

SOLEDAD

                                                                           Susurra el frívolo viento nocturno

                                                                           Olvidando los rayos del sol de abril

                                                                            Lúgubre trajinar que atraviesa, aquel

                                                                            Espíritu que ha olvidado sonreír

                                                                            Desconsuelos y perjuras han marcado

                                                                            Aquel triste y perenne latir; latir

                                                                            De un hombre que ha redimido ser feliz.

Siniestro desvelo de aquel soñador

sueños perdidos por amores cohibidos

desalentadores, oscuros y efímeros

sentidos falsos como el de un vaso de aire

sufrido, mentido incluso hasta asfixiante

Llora el firmamento por aquel eterno desvelo

y marchitas las rosas yacen en el suelo

ya sin vida, el viento susurra con sed

sed de sueños y de sonrisas perdidas

sed de entusiasmo y de historias ya vividas

ansiando algún fantasma pueda aparecer

para evocar su faz su gran acontecer

He aquí aquel pequeño aventurero

que herido y casi muerto se ha levantado

cargando con la culpa de su tristeza

esperando la luz que justifique su proeza

Fiel luchador como aquel loco quijote

buscando a su doncella contra todo luchase

trémulo y enérgico, gallardo y fuerte

por ella fue capaz de entregarse a la muerte.

 

Pero aun, a pesar de su gran travesía

su camino lo trazará solitario

acompañado solo de sus recuerdos

y de una lagrima negra que cuelga en su mejilla.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.