polonius

Mi razón de ser

 

Llegaste un día en el que los cielos

arreciaban esperanzas fútiles de gráciles

escondites, que fueron nuestros siempre

que apretábamos nuestro compás con descaro.

Desviábamos las miradas insolentes de los demás

con el grácil desparpajo que producía la unión

de nuestros cuerpos, húmedos y latientes

siempre en búsqueda de una pasión que desatara

la furia del mismísimo Hades, nuestra matemática

se resumía a uno sólo, pues en uno nos convertíamos,

pues en uno dejábamos volar el mito de Casandra.

Pero tal como el pájaro vuela del nido, tú anidaste

de mis brazos en busca de menos palabras y más plata.

No es rencor lo que te profeso, es lástima,

no por ti, pues eres libre de vivir como te dicte

la razón, es porque fruto de nuestros breves

pero intensos roces surgió una de mis razones

de ser, aquella que su único delito ha sido crecer

a tu lado y no poder elegir bando.

 

Comentarios1

  • Dannizz

    Q hermosa poesia....

    felizidades!!!!


    saludos

    • polonius

      Gracias por tu comentario



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.