Nik Corvus Corone Cornix

Bienaventurados

Habilitado en cancha mientras oscuros opositores
dan en cada paso una proclama maciza,
la que conserva el tono durante milenios.

Sujetado a esas venas, marcando el ceño,
sufriendo por dentro, sofocado luego;
me mantengo pensante y vigoroso ante virtudes
que me desdeñan y ya no acompañan.

Corrompido me alejo, en silencio,
hacia otro ruido, otras cabezas,
ya sin maldad salgo a vitorear mi calma.

La bienvenida es antropomorfa,
de cantares modernos, tibia y fabulosa.

Mis penurias en una jarra me cuentan lo ocurrido.

Mis vaivenes se amalgaman en un puño cerrado
que dulce y amargo se muere
por conocer a esa mandíbula jocosa,
y por romper esa crisma.

Avejentado vuelco sobre placeres no entendidos,
durante sueños, cual lava incandescente
desintegro esa malicia suburbana
y la felicito, la otorgo a dioses.

Figuras ominosas, encantadoras, asesinas,
remueven y sacuden esas galopantes feromonas,
corrompiendo a miles de hormonas andrógenas
que recitan cuentos de hazañas pasadas y presentes.

Vierto la costumbre seca del pesar en un trapo,
camino esquivando balazos y me luzco en ello,
aun así no divierto a nadie mediante tal actuación,
ya no respiro, ya tirito, ya va siendo hora
que aterrice el navío y produzca alimentos.

Desde algun lugar, esa formidable pieza única,
aún no sabe que su alma gemela
proclama estas letras...

Comentarios1

  • huertero

    biaventurados son mis amigos en mi casa bebiendo buen vino mientras tu,,,,,,,Desde algun lugar, esa formidable pieza única,
    aún no sabe que su alma gemela
    proclama estas letras...,genial
    Feliz dia el amigo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.