diego leonardo

Arbalartroz

El ente mío

Teorema primo

Augurio fallido 

De luz desvarío

Amarillo de fiebre

Por dentro corroido

He corrido por los mares a destiempo

He deambulado cerca de precipicios

Y no me he caído 

Solo de frío

Por querer encerrarme en la madriguera 

Por querer abrazar al árbol más grande

Por intentar abordar los grandes líos de las águilas sin nido

De los peces sin destino

De rebote del sol al conjuro 

De prepucio del mundo 

Estuve tendido 

Dolido

Adolorido

Regocijandome en la arena 

Aceptando míl saludos 

De desamor 

Delirando en el polvo 

Amando la cal

Tiñendo de barro rojo las columnas desnudas de quien decide abortar 

Descansar en el parque 

Para respirar

Para no pensar 

Jugar a cualquier juego 

Con los números

Digitando baldosas

Abanicando con palmeras a los desvalidos

Que cubiertos de miedo 

Se quisieron derrotar

Lanzarse de cara al huiro 

La pasión del hundido

El tenaz mundo de perfumado

Que acaba donde siempre

En la misma esquina

Tras el mismo borde

Acampando miradas

Desnudando carteras

Agonizando campanas

Tensiones vanas 

Son mis praderas

Canciones sanas son mis quimeras 

Y la locura 

No me ha de olvidar 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.