andrea barbaranelli

Deja que me acerque a tu cuerpo

Deja que me acerque a tu cuerpo

para protejerlo y conservarlo

indemne

incorruptible y puro.

Deja que me acerque

impalpable

como el polvo que cae y se asienta

para amontonarse por los siglos

de los siglos

hasta que termine el mundo.

Resucitaremos el último día

sacudiéndonos y quitándonos de encima

las costras que nos habrán guardado

como peces fósiles en las vetas de roca

donde las perforadoras más profundas no llegan.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.