Francisco Rendón Ramos

Palíndromo 77

A la morada de los dioses oíd, Soledad, ¡arómala!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.