Santiago Miranda

Implicaciones del poema anterior

 

 

Todo lo real se abre
Con todo su oscuro esplendor
Ante esta consciencia única
Es decir ante nosotros
Con un derecho inalienable

¿Entonces por qué cruzar los caminos?
A menos que sea oída la llamada
A menos que sea respondida
La invitación a perderse
Dentro suyo

Escuchar, escuchar lo vivo
A través de sus palabras imposibles
De lenguajes, deambular y pernoctancia
Visiblemente idos, repetir su movimiento
Mutar; dejar salir la luz, entrar

¿Con cuál permiso habremos de adentrarnos?
En la carne
En la palabra carne
En el deseo de amor
T e m b l a n d o
Todo lo real se abre

Y a veces nos llama
Pero oímos a destiempo
Rara vez encontramos nuestro lugar
Ubicarse en un tiempo y lugar equivocado
Nos parece algo esperable
Tal como si no quisiéramos adoptar el ritmo
Del espacio sino perpetuarnos en el movimiento
P e r s o n a l

Habría que recordarlo
No somos nosotros mismos
Solo existimos en relación
. A algo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.