RICARDO V

ARREBATO

Suspiros que se escuchan en el silencio,
un silencio que a ti sabe, prisionero
de la voz que sobresale de tu aliento
y se mezcla con el colchón de tus besos.

Sábanas que se han caído, arrugadas,
aún mojadas por la piel de los encuentros,
hay calores de caricias arriesgadas
con océanos de ardor en nuestros cuerpos.

Llama ardiendo con destellos de colores,
hay hoguera con rescoldos aún ardiendo,
todo quema, todo son calor de amores
que se funden en abrazos de te quieros.

Un asalto para conquistar secretos,
unas manos que se aferran a otras manos,
una flor con el perfume del misterio
que eclosiona y que estalla en arrebato.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.