Julio Noel

Eres rubia rosa que mi corazón inflama

Eres rubia rosa que mi corazón inflama,

tu guedeja se desliza como suave seda

por tu sutil dorso donde libre se hospeda

y como ígnea cascada por todo él se derrama.

 

Como lluvia de oro y grana a mi corazón llama,

y su aroma, como el de fragante rosaleda,

se expande a lo largo y ancho de la vereda

en la que mi apasionado amor por ti clama.

 

De mi enamorado corazón divina rosa

oye los tristes ruegos de tu eterno cautivo

que por tu deífico amor tanto se aflige y llora.

 

A tu magnánima indulgencia siempre implora

de tus corales carmesí un beso furtivo,

mas tú nunca has querido ser con él generosa.

 

Suspiros y sueños de amor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.