ravenclock

¿¡y qué!?

Y qué si me ahogo en sus ojos

Profundo mar tempestuoso,

Y qué si me rindo a los designios

De su irreal mirada,

Y qué si me pierdo por completo

En laberintos de mitos y fantasmas,

Que un día escaparon

Con la promesa de no regresar jamas,

Dejando a su paso

El camino olvidado del alma;

Como el prisma apagado,

Como una noche sin estrellas,

Como el infinito vacío

Sin luz, sin lagrimas;

De repente aparece

Al voltear la página,

En un día sin tiempo,

En un día sin esperanza,

Y se llena de recuerdos 

Mi mente y mis palabras,

Y enclipsa la noche 

E inunda de constelaciones

El profundo mar del tempestuoso universo.

Y que digan, si pueden,

Después de todo lo dicho y lo creído,

Como no ceder

A completar con su esencia,

El paisaje sobre el lienzo,

De mi último suspiro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.