Eric Ruiz Alvarado

BESOS OBSCENOS

Cómo extraño besar

con esos besos obscenos

que discurren la noche

desde el final de la tarde.

 

Besar libre de prejuicios

hasta que el sol quema.

 

El abrazo

de cuerpos embriagados

de sexo y alcohol.

 

No extraño el alcohol

no extraño el sexo,

extraño ese primer beso

entre dos desconocidos,

 

Intrigados por lo que el otro

esconde detrás del coqueteo.

 

Extraño la adrenalina

de esa primera vez

al verse desnudos.

 

Apagar la luz

y descorrer brevemente la cortina

para hacer el amor en la penumbra.

 

Besar piel diferente

congela la carne,

el corazón se agita,

cuatro manos apresuran desnudez,

 

La temperatura cambia

e irriga la sustancia

que nos hace perversos.

 

Desprovistos de prejuicio,

encadenados de lujuria,

entregados beso a beso,

hasta concebir amantes.

 

Cómo extraño besar

con esos besos obscenos,

que estremecen la noche

y hoy la hacen nostalgia.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.