Henry Joel

La muerte llegará



Todos moriremos

Pero hay quienes mueren y no dejaran huellas

A algún lugar partiremos

Y dejaremos de ser contados entre las estrellas

 

Porque somos vulnerables y finitos

Y fáciles de olvidar

Y más si vivimos sin propósito

Por el qué nos puedan recordar

 

Le tememos a la intangible y a lo extraordinario

Porque solo alcanzamos a ver hasta dónde llegan nuestros ojos

Por ello cometemos errores innecesarios

Y alcanzamos el destino de nuestros antojos

 

Por más ambición y predisposición que tengamos

Un día tocara a nuestra puerta la muerte

Y que a dónde llegaremos no sepamos

No cambiara el rumbo de nuestra suerte

 

Llegara el momento en el que seremos polvo

Esparcido por toda la superficie terrena

Porque solo somos considerados como un sorbo

Vaciados en un cuerpo de tenencia ajena

 

Aunque seamos incrédulos o creyentes

Tengamos fe o no en el futuro

La muerte llegara de repente

Cuando pensemos que todo está muy seguro

 

No creo que la muerte sea el fin de la vida

Pero es el fin de nuestros derroches sin medidas

Y no saber que hay detrás de esa puerta

Nos hace pensar por quien primero fue abierta

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.