Cirro

Ases Falsos

Reparan la ciudad

herida desde el interior.

 

Parecen antorcha, cuchillo, guitarra

mas son la plaza, el niño

el fuego

de otra antorcha.

 

Suena Chile en un canon re

las caricias, las ramas

que ellos, los grisáceos,

intentaron hidratar

con detergente y superficie.

 

Suena la vida color de verde

allí por donde revolcamos las esperanzas

y encontramos tierra salud

tierra entrega

que nos vio llegar.

 

Chile nace en una canción

detrás de su música

al lado, eterna.

 

Ustedes llenan de color la estela

que dejó el rastro

de infante aire

recorriéndose a sí.

 

Hay gracias, gracias en los espejos

hay... ¡estamos aquí!

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.