ENRIQUE HORNA

XIII

He soñado con la lejanía

Besando al sol

Una tarde de piel y cariño

Paisaje con su propia respiración.

Tiene sangre y alma

Sus temblores y sudores

Alegrías y suspiros

Pasiones desbordadas

Ríos vigorosos

Penetrando la montaña

Serena y altiva

Inhalando la historia

Huella de los siglos

Brisa tierna

Aromando su intima voz.


Una palmada invisible

Arrulla mi hombro

Saludando la cercanía

Sombra errante del universo

Padre espiritual

Entrañables instancias

Horas de los caminos

Amada placidez de la vida

Alejada de la muerte.

Las flores de la casa

Entonando la lluvia

Susurrando los días

Inmaculados de esperanza.

 

El pueblo nunca duerme

Sigila todo el misterio

Arropa con su recuerdo

Descubren sus cuitas

El desgarro humano

Eterno tributo del agua

Humildad de la tierra

Palpitando el barro

Esculpiendo su entraña

Erigida juventud

Vieja sabiduría del tiempo.

Su creencia un mar azul

Partidas y encuentros

Granos floreciendo

Fructificando el surco

Tierna profundidad

Amamantada creación

Melancolía del corazón.

 

EH                                          



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.