PoetaMuerto

Una noche

Fue en una noche fría y humeda cuando me dijiste que en este mundo todo te daba igual. Sin embargo te estoy empezando a conocer. Se que eres increíblemente sensible. Lo se por lo que sale de tu boca, por que te muestras sensible por los que te rodean. Por la forma en que me tocas. Porque no dudas en mostrarme lo que llevas dentro. Por tu mirada y esas risas tan locas que me llegaban tan frescas como esa noche.

Tambien eres solitaria y distante. Me haces querer admirarte, como cuando veo a la luna y no hago mas que callarme y dejar que la luz cuele hasta lo mas hondo de mi alma nocturna.

Me siento tan cursi escribiéndote esto, pero no tengo mas que hacer que contemplar tu cuerpo y sentir que no te tengo. Que estarás en otro sitio, que en un momento no estarás conmigo. Que es tan amargo y triste ver cuando te marchas.

Tengo miedo que mis ojos me hayan delatado. Que mi corazón me haya delatado. Que sospeches cuando hablo contigo. Que hable en el lenguaje del amor y no me de ni cuenta. Que cuando te diga que tarde es, en vez de ello, haga notar un te quiero o un cuanto te extrañare.

La otra vez me dijiste que prefieres la soledad y que algunas veces no logras ni soportar estar contigo. Creeme cuando te digo que te entiendo porque también lo he vivido, mis ojos reflejan la soledad y noches de desvelos causados por tanto soñar. Mirar tus ojos y sentirme como si estuviese viendo al basilisco.


Ojalá fuera un genio y pudiese escribirte mejores y más ingeniosas líneas. Pero no, solo tengo este corazón que late fuerte cuando te acercas. Solo tienes mi soledad, la puerta cerrada de una habitación con un alma que cada noche se desarma en una libreta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.