Monserrat Chávez

MARLL

Siempre he tenido algunas obsesiones.
De pequeña no salía si mi ropa no combinaba, pasó el tiempo.
El volumen de la televisión debe estar en un múltiplo de 5.
Al ir a tiendas tenia que acomodar las cosas en su lugar, las papas con las papas, los esmaltes con los esmaltes, los listones parejos, en varias ocasiones me preguntaban por productos, sólo respondía que no trabajaba ahí.
Hoy en día, mis notificaciones deben estar en 0, no soporto que mi celular vibre, haga ruido, tenga esa molesta lucesita de notificación. Si alguna vez me has llamado, seguro que no te respondí la primer llamada, no soporto, me haarta el ruido, la vibración, los zumbidos.
Pero... Desde que él se fue, tengo mi celular con sonido, esperando... Si quiera una llamada.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.