Al Duborg

Dame un abrazo...

A lo largo del reloj,

el tiempo anuncia sus pasos

una impronta pone la aurora

una huella, quita el ocaso,

 las horas salen corriendo

los recuerdos entran exhaustos,

los espejos reflejan la vida…

marcando tu sombra despacio.

¿Cuántos relojes de Oro?

¿cuánto dinero en tus manos?

flotamos en la materia,

el humo cierra tus ojos

la brisa va despejando,

los senderos del espíritu

se encuentran siempre bajando.

El tiempo no se detiene

pinta tu pelo de gris,

anquilosa tus mentiras

deja tu mente en blanco.

 

Nunca dijiste te quiero

nunca dijiste te amo,

las hormonas se fugaron

levántame de mi silla,

perdóname por favor…

anhelo de ti, un abrazo.

 

 

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.