Sin métrica

Se acaba


No se nota
pero el aguardiente se agota
gota a gota.


Se agota la paciencia del peregrino;
Los zapatos del andante
por tanto caminar y caminar
El sol, el suelo y el cansancio
Hacen que se deagaste...


Se acaba los suspiros de tanto esperar
acuenta gotas la luz de tu enigmático mirar
Se acaba el rastro de tu dulce besar
que encarceló mi pasión en un efímero soñar.


Se acaba, la inmadurez y lo idiota;
se agota el frenesí y los mozuelos huesos
Se acaba las ideas de ir tras la pelota
-la algarabía que perdemos por estar obesos-


Se acaban los días
Ya vienen galopando los jinetes
Y viene la melodía
Viene la poesía
Ayudándonos a no quedar inertes
Y aunque apretemos los dientes
No podemos salir de la melancolía.


Se acaba el cielo y el mar,
pues, nadie los cuida,
como se cuida a un amor,
todos nacen y mueren,
viven y se da el más cálido beso,
pues, del polvo venimos y hacia el polvo iremos...
Zoraya (EMYZAG)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.