bernardo cortes vicencio

… TEORÍA

 

Alguien inicia una sesión sagrada, bestial, forma una estrella,

algún modismo tremendo, satánico, infernal, alguien blasfema,

antes /sin yo saberlo/

 

La consistencia del volumen tan empírico, tan conocido,

lo contradice,

el Mundo hiberna al calor de la única especie,

alimentado con una mercancía zootecnista,

/ya está acostumbrado/

 

Pensaba que el espacio era tener noción de los objetivos y el movimiento,

un mapa espacial sobre la cercanía del lugar,

en la hoja,

en el libro,

que le permitiera filosofar como Kant,

y empezó a experimentar con los mamíferos, con las ratas,

y la cercanía de los Hechos.

 

En su aliento de feto magullado, no reniega la ponzoña armónica de sus mitades,

acaba de nacer con una ruptura, con ese rompimiento en el reflejo.

 

[me ha visto en la sequía cuando mojo mi carencia]

 

Tengo el lápiz con una gangrena de vocales, no las borro

/ no te borro/ repito los errores,

cuando les cierro los ojos, y los encuentro en mi libro.

 

Algunos dirán que la poesía ha sido estancada, que no hay nuevos giros,

no tiene progreso, se quedó en su propio eje de rotar,

/de rodar/

en su estilo radial y género tan anticuado.

 

No lo sé, solo veo la bisexualidad de la célula, dotada de energía propia,

/ a la teoría sensible del núcleo/.

 

Algunos vendrán a ovular, alguna frase, algún concepto

[a contradecirte].

Yo tengo la superstición arbitraria, darle al ángulo, un gesto, un gusto,

que represente un signo interior, [el efecto constituido, placebo]*

/el conjunto algebraico de la expresión/.

 

Los teólogos literarios darán su doctrina, un método, un sistema o secta

el pequeñísimo embrión tendrá sus consecuencias…

…de mutar.

 

Bernardo Cortes Vicencio 

Papantla, Ver, México

07:2520102019



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.