Graciela Rivas

Castillo de Marfil

Sol de sábado, luna de Abril

que velan mi castillo de marfil,

mantengan secreto los secretos 

y disculpen a hombres indiscretos.

 

Una parte de mí es la que está hablando

o no sé si lo hace alguien más.

Mi barco está zarpando

¿callarás o gritarás?

 

Encontrar o perder es lo único que podemos hacer.

Regresar o seguir es lo que depende aquí.

Está bien si deseas volver,

mi castillo de marfil estará esperando por ti.

 

Todo empezó con una palabra

y ahora estamos leyendo líneas.

¡Oh sol de sábado espero que rápido mi puerta abras!

Luna de Abril se despide porque ya no veo su sonrisa curvilínea.

 

¡Amor mío que lejos estás!

Eres un viento con dirección a alejarse cada vez más.

Ahora sólo me ves desde mi castillo

y yo desde mi barco.

 

Me alejaré del borde,

la soledad será la siguiente que aborde.

Haremos lo posible de sostenernos,

como el sueño de ser eternos.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.