Luis Mariano Cortés Vega

Verde esmeralda

El verde esmeralda de lo eterno

se escurre entre los labios de una noche quieta,

para volverse cómplice de la palabra

que ha quedado muda en el silencio del olvido.

 

La piel estremecida por el gemir de las estrellas

se mece en las manos vacías de la luna.

El murmullo de los sueños escondidos

anuncia la llegada de un nuevo día.

 

Los ojos están cansados de no mirar nada,

solo lo mismo,

tristeza, nostalgia,

inviernos escondidos debajo de los parpados,

y hasta dolor en los huesos.

No hay nada nuevo en las miradas.

 

¿Dónde te escondes verde esmeralda?

Los bosques te extrañan,

están grises por el frío que dejó tu partida,

sus hojas verdes se han marchitado de tanto llanto.

 

Se ha marchado la esperanza,

se ha marchado la luz,

se ha marchado la vida,

en un túnel que no tiene memoria.

Solo queda la brisa tierna de una noche

que espera la muerte.

 

Las manos secas reclaman airadamente tu partida,

están frías, pues ya no está la luz,

no está la magia, no está la voz, no está la risa,

no está el verde esmeralda.

No está la vida.

Comentarios1

  • Azhcari

    Ojalá recobres el verde esperanza de la risa. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.