Jesús Oscar Ugalde

Siluetas de abrigo

Dice julio, dice septiembre; dicen ellos de un clavel cruel,

curare de una flecha;

disfrazase de tentación y comete crímenes;

mil, cien mil y no sé cuántas víctimas;

no me consta, yo nunca fui,

nunca estuve en joven llamarada,

me alejé tanto.

 

Silueta antropomorfa abrigada;

dando saltos de aquí allá,

como crepuscular vacío;

desaparece y desvanece sus efectos;

tersura de sábanas;

intro y hendido.

 

Abrigo, abrigo de mi abrigo. Y sí, atrofiado y si se puede proponer;

también afligido tenuemente;

de catadura disparatada;

ahí vivo, ahí respiro;

también espero en noche dilatada

como que no diría.

 

Y aun cobrizas melodías me abrazan,

motivando el polvillo fluyente del reloj de arena.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.