Luis Mariano Cortés Vega

Amanecer

Amaneció y la luz de la mirada

iluminó su sangre adormecida.

Respiró, la acarició con el suave murmullo de sus labios.

 

El corazón comenzó a latir

por el milagro de su risa transparente

y los huesos cobraron vida

con el calor de su ternura.

 

El milagro se hizo realidad

al sentirla entre sus brazos,

la mañana unió sus almas,

sus cuerpos, sus deseos,

los labios callaron.

 

Solo se escuchó la voz de un cuerpo,

solo se escuchó la voz del amor.

Comentarios2

  • Yamila Valenzuela

    Precioso e intenso poema.
    Apapacho!

  • alicia perez hernandez

    El corazón comenzó a latir
    por el milagro de su risa transparente
    y los huesos cobraron vida
    con el calor de su ternura.
    ...................................................
    HERMOSOS VERSOS



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.