Extraña de querer

Despedidas forzadas

Tantas recuerdos invaden mi mente

Y ahora sólo veo una cara extraña 

 

Hacer cosas

Sacarte de mi cabeza

Saber que mi vida también puede ser buena sin ti

 

Es mi turno de ser valiente

Dejarte ir parece mi única opción

Pero el corazón me dice que no somos quiénes 

Para tomar esa decisión 

 

Así que sueltame como lo haces siempre 

Ayudame a odiarte que nada te cuesta

Yo ya me acostumbré a sentir cómo duele 

Y ya sabemos cómo son estas despedidas de mierda

 

No le hice caso a mi mente

Por preferir mis sentimientos

Ahora mis lagrimas se burlan de mi inocente

Manera de creer que podíamos hacerlo

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.