Alexandra L.

Elegir

 

Dulce canción el eco me devuelve
han sanado las profundas heridas en el alma,
recuerdos esparcidos a través del camino
dormido en los penachos de las palmas.

Garganta que ha quedado sin aliento
cantando a la ilusión  a la esperanza,
primavera, verano  tan vivido, lluvia sobre los campos,
rosas recién cortadas que alegran mí mañana.

La inmensidad ante los ojos ansiado porvenir
llanuras de esmeralda y sol; así sencillo
enamorada de la vida
de aromas exquisitos  del cielo del camino.

Atravesando el tiempo con la felicidad
como abrigo incrustado en la piel, aun en la adversidad,
rozando siempre el ideal del mundo; el que yo amo
lleno de esperanza  de belleza, sin prisa saboreando los sueños.

Disfrutando de las pequeña y  grandes cosas que la  vida me da
y no es ceguera no es negar un lugar a las sombras
es admirar los matices que de la mano van,
la emotiva llegada y dejando marchar.

Es elegir mirar,  besar la gracia de querer, el regalo que es respirar,
abrir los ojos cada día, ser,  estar,  más que existir, vivir, 
luchar,  crear y compartir, conservar lo valioso, aprender  cada lección,
es perdonarse y perdonar, es avanzar sin rencor, camino a la verdad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.