Alex Sisa

Aleja

 


Leí un libro de mi vida,
uno en donde estabas vos,
imaginé tu sonrisa
sembrándose en mis días,
aliviando al corazón.

Aquel día pude escuchar tu voz,
la esencia de mi vida, su razón,
esperaba ya tu aurora,
juro es cierto desde otrora
aleja mi dolor.

Necesito tu tiempo y tu compañía
dando sentido a las horas vacías,
robando despacio mi monotonía,
a vos te he llevado en el alma prendida,
borrando en silencio los malos momentos,
así yo te siento indeleble en el pecho.
Recuerdo tus manos en el viento,
revivo tus ojos en el firmamento.

Ese tiempo que vivo tan abrumado,
raudo y efímero es a tu lado,
Aleja, mi vida, del rostro silente,
resguarda el aura que pasó al conocerte,
olvidas acaso que te quiero,
jamás he dejado un minuto de hacerlo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.