A. Martinez

Ella.

 

Estás en calma,
y buscas dónde
reposar la cabeza.

 

Traes todos los olores
de las sábanas
en la piel,
y la certidumbre de aquel patio
que se nos quedó en los ojos;
cosas que no se olvidan.

 

Has guardado los libros
en alguna gaveta invisible,
pero sus palabras
van impresas en tu corazón.

 

Tomas una taza de té,
y en la mesa,
la impronta
de una vela extinta,
te regala
su olor a fuego y vainilla.

 

Ves pasar dos pájaros
cerca de la ventana,
y la mirada se te escapa
prendida a sus alas.

 

En el reloj,
se escuchan los pasos
de las cinco con treinta,
es la tarde;
en el cielo comienza
a diluirse el azul,
y en el corazón,
un eco alza su voz
de bienvenida.

 

Eduardo A Bello Martínez
Copyright - 2019

Comentarios2

  • AlejandraMonica

    Me gustó leerte.
    Saludos cordiales
    Alejandra Monica.

    • A. Martinez

      Gracias por regalar un poquito de tu tiempo para leer y comentar.

    • Iván Terranova Cruz

      Un poema lúcido y lleno de un romanticismo bello y delicado
      Felicitaciones.

      • A. Martinez

        Gracias por lectura y comentario. Saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.