Adrian Nir

Lindura podal

Atiborrado dulzor, en mi beso extasiado.

Apetito sempiterno... las marcas de los labios;

lindura podal, azares de los signos.  

 

Se hace media noche... oh! valer de un crepúsculo,

hermanados en mi hoguera al tocarte...    

 

Prolongados embates y jadeos,

reposo vibrando en sus pechos;

mojado con rocío de su piel,

Y verla dormir, mi flor de miel... 

 

¡Filogenia, con el don acertados!

para mujeres bonitas por otra parte...

pero con pies feos.   

 

Don,  que no otorga dos linduras...

Si es podal no es vulvar;

Si olas besan la arena por donde ella pasó...

Si a mi me encanta  el borde de sus labios... 

 

 Me guarecí en la intensidad de los deseos

... Y emprendí en su río, un viaje sin retorno

Y en mi bogar andado...

me guarecí en la intensidad de sus deseos.

 

marcándole así, mis dientes en sus glúteos,

mis manos venosas en sus piernas,

en este nuestro opseso pasional

lúbricos gemidos que no cesan...

 

Cuando el cielo se llena de sol 

O cuando nos mira la luna

Y nosotros, juntando nuestros sueños

¡Que importa si no se es perfecto!

¡Que importa!...

Si lo mejor de cada momento

¡es amarnos noche y día...!

Comentarios1

  • David Arthur

    No te voy a criticar Adrian sino te felicito por probar la poesía erótica, que es una parte de la vida humana. En tu poema hay la pasión y la añoranza que tenemos para disfrutar el sexo. Por otra parte la poesía erótica hay que tratar delicadamente en mi opinion, o sea tal vez con metáforas poéticas. Como todo creo que uno escribe cada vez mejor con el próximo poema, cual sea el tema. Espero leer otro poema de tu pluma érotica en una fecha futura.

    Un abrazo y feliz miercoles amigo,
    David

    • Adrian Nir

      Feliz miércoles, gran amigo mío



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.