Juan Gabriel Zárate Villalba

Colorido Pensamiento


Mariposa que en el leve viento
que sea venturosa tu vuelo
ya deja de llorar tu duelo
y estés lúcida como un pensamiento.
Tu que quieres ser la dueña
de este humilde corazón
pon tu raciocinio a la razón
y ámate a ti, mi dulce cigüeña.
Es loco el imperial mundo
todo es cosa trivial y fugaz
Dios quiera no estar con satanás
en lo eterno meditabundo.
Pero dicen que perdura el amor
quien sabe, quizás fuera ilusión
que con fuerza azote y maldición
sea la muerte que cubre mi estertor.
Pero mariposa quién como tú
que quieras en el dolor colgarte
sé prudente, puedes ahogarte
en la honda marea de la exclavitud.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.