subelyt

Sin nombre

otra vez sentado en la misma banca mirando el mar sereno,
La eternidad del recuerdo,
La guerra que se desvanece en las fauces del delirio
Los barcos vuelven a su deriva, embaucados de duras penas.
Mi amigo el almirante Miguel Morentes, fuma desde la ventana de Corcovelos.
La vida avanza, en el mar sereno.
¡Cuando yo muera quiero que avientes mis restos al mar!
Que se mezcle con la espuma eterna de la vida, sin embargo, los animales perderán a un amigo, un amigo fiel y sencillo.
Y otra vez el mar sereno,
Las mismas parejas jurándose amor, Las familias que regresarán a sus casas con el perfume del mar. ¡Ah, que bello mar, que bello atardecer!.
¡Qué tristeza se van profundizando en el ser!.
¿Qué será mañana de los perdedores?, ¿del almirante y su eterno cigarro?, ¿de los dioses que hacen sufrir al hombre por una mujer?
Es tarde en este puerto, pronto llegará la luna y su montón de estrellas.
Los navegantes admirarán la belleza del universo evocando su pasado.
Me pregunto ¿qué sé yo del mar?, ¿qué sé yo del amor y del almirante Morentes?, la tristeza invade los átomos de mi cuerpo.
El mar toca su canción eterna, esa melodía que perdió a tantos hombres. ¡Bah, ¿me despedido?!... no lo sé… francamente no lo sé.
Es una situación pésima y que empeora, por la belleza de una mujer.
Perdí la brújula, ¡gracias Dioses!, ¿condenado estoy por el recuerdo de esa joven?
Me levanto de la banca, los labios mencionan ¡qué bello mar!, un placer compartir contigo mi desamor. Por otro lado el almirante Morentes se aleja de de la ventana, se dirige a prepararse un café.
¿Y yo… qué haré?, no lo sé, no se sabe qué hacer cuando se pierde un amor, una mujer, un placer. Deduzco por la espuma del mar: ¡Estoy perdido!.
Sólo al mar le digo, ¿hasta mañana?,
Quizá y solamente quizá mañana hable de otra chica imborrable, deletreado a cada paso su nombre

Comentarios1

  • claudio ramirez vasquez

    Hola, subelyt. La Mar donde se gesta la vida . El retorno a la misma como una partícula , para luego convertirse en un átomo de energía vital y, trascender lejos de nuestro planeta de la Cruz hacia los confines del universo. Qué así sea. .Le deseo lo mejor y, feliz cumpleaños.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.