ENRIQUE HORNA

UNA SOLA CARNE

"UNA SOLA CARNE"

En la suave brisa

Del despertar

Hay una mirada

Pariendo la ternura

Inmensa cercanía

De la luz.

Un suspiro estremecido

Rostro sin espejo

Grabado en los alambiques

Del tiempo.

 

Es un cuerpo

Dos cuerpos

Sus carnes

Sus entrañas

Insospechado destino

Única devoción.

No hay secreto

No hay oscuridad

Yace el amor

Danzando los anhelos

Abrazando al silencio

Espuma de la esperanza

Riachuelos del ser.

 

Son perfiles vivientes

Aurora cósmica

De la vida

Gravitacionales huellas

Navegando sus aguas

Sembrando la semilla

De la comunión

Exquisita indefensión

Ante la sensualidad

Y el enigma

Pliegues existenciales

Desnudando sus huesos

Su sangre

Su agitación

Su asombro

Su pasión

Ojos viajeros

Cielo luminoso

De la verdad.

 

Una sola carne

Indómita y compleja

Unidad del fulgor

Lagrima feliz

Célula anhelante

De un solo océano

Misterio entre círculos

Indescifrables de los instantes.

 

Hondura de la piel

Profundidad del origen

Universal nacimiento

Rio de flores

Caudalosos colores

Buenaventura del alma

Sinfonía de mujer

Tu corazón entero

Inmenso canto

De la creación.

 

EH                                                   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.