Julio Noel

Bajo la verde sombra de un tupido boscaje

Bajo la verde sombra de un tupido boscaje

reposaba de un ímprobo día de calor,

veía en la distancia de los brezos el livor

y en el techo célico el cincilante celaje.

 

Por un instante, a través del verdoso follaje,

las irisadas opalescencias de un alcor

inundaron mis pupilas de luz y color,

ensalzando el esplendor de tan sutil paraje.

 

Ciegos mis sentidos por tan bello resplandor,

soñé que una hermosa hada al cielo me transportaba

en una carroza por dos corceles tirada.

 

Vuelto en mí, pude contemplar que a mi alrededor

una grácil gacela la tierna hierba pastaba

y que del bello esplendor ya no quedaba nada.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.