Pablo Diaz

Beso de fuego


Con tus ojitos serrados y tus brazos temblorosos alrededor de mi cuello, fijó tu boca, en la mía, la estampa de tu cariño: un beso de ardiente fuego...que alcanzó mi corazón.
¡Baya beso posesor!; tan vivas como el que da un volcán enfurecido a los soplidos de viento, tan dulce como la miel de las abejas y tan perfecto como el tiempo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.