Marcela Aurora

Vulnerabilidad

Después de vos,
no me da miedo ser esta mujer
que desprende flores por donde camina.

No me da miedo ser esta mujer
que derrama toda su alma
sin medir la catástrofe
que esto podría causarle.

Después de vos,
el amor me parece una forma de abrir la boca
y decirle al mundo con voz firme
quién soy y qué quiero.
Y lo que quiero sos vos.

Poder decirle al aire
que ya no temo que me tome
y me lleve hacia ti
porque siempre he querido habitar
en tu casa.

Después de vos,
mis ojos no conocen otro paisaje
que no sea el que se forma en tus ojos
cuando admirás la vida
y te dan ganas de comerte al mundo.

Mi boca olvida las otras que ha tocado
y solo sabe a vos.
Las pestañas me parpadean
y no de cansancio,
solamente, que no me creo
este puto milagro que tengo enfrente
que se viste el cabello de oro
y los ojos de verde.

Después de vos,
el miedo me produce cosquillas
cuando pasa por mi nuca
al recordarte ausente.

El miedo teme de él mismo
porque en mí no tiene efecto desde que te fuiste.
Porque mis miedos se fueron contigo
y no me percaté hasta que desperté sola en mi cama.

Porque a nada le temía más,
que no encontrarte una mañana
enredado en mis sábanas...
y al final no te encontré.

Después de vos,
-y tu partida-
todo me resulta más callado,
mas no tranquilo.
Todo me resulta hueco,
redundante
y débil.

Mis pisadas por la casa
no son las mismas,
suenan más distantes,
más perdidas.
Las ganas también te las llevaste,
como si no te hubieses llevado ya bastante.

Después de vos,
el agua caliente se enfría más rápido
y el frío paraliza más que el miedo.
Se ven pocas estrellas
y las dolencias y enfermedades
duran más.

Esto iba muy bien, al inicio...
Pero vaya que soy vulnerable a todo lo que te toca y te nombra
aún en el silencio más callado
y profundo;
en ese por donde mi corazón te llama siempre.

Desde vos,
soy vulnerable hasta a la luz del sol
porque esa era la que llevabas en el rostro.

Desde vos,
ya no me da miedo tenerte lejos
y aún así decirte que te amo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.