momidecadiz

Caridad

Ayer tendiste tu mano
y mirándome a los ojos
me dijiste ayúdame,
que por cosas de la "via"
me veo en ésta agonía
y no tengo "pa" comer.
Sin dudarlo ni un momento
me eché la mano al bolsillo
y unas monedas te di,
porque pensé que algún día
la cruz que tu sostenías
podría pesar sobre mi.
Aquí estoy yo compañero
"pa" no dejarte caer
que igual que aquel cirineo
con tu cruz yo cargaré.
Aquellos que te critican
y murmuran al pasar,
son solo trozos de carne
con falta de humanidad,
que rezan en esa iglesia
en la que siempre estás tú,
y se dan "golpes de pecho"
postrados ante una cruz.
Perdona, perdónalos
que no saben lo que hacen
presumiendo de humildad
y en su aparente decencia
quieren lavar su consciencia
ignorándote al pasar.
No te apenes compañero
si sufres como Jesús
alla en el monte Carmelo,
que si en verdad existe Dios
tú seras el buen ladrón
que de la cruz subió al Cielo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.