El DIOS JUVENIL

LA MUERTE EN VANO

Temprano en el prado
me han sepultado.
Me abandonó mi novia
se murió mi madre.
Por el llorar llueve,
y las ramas
prolongadas hacia el centro de la tierra
viajan.
Temprano en el prado
fui duramente sepultado,
y apenas seguía vivo
me enterraron respirando aún.
Me ahorcó mi padre,
me metieron preso.
Por la senda dura
me arrastré a la tumba,
y mis pisadas ruidoso otoño
en la cienaga me acomodo y duermo.
Temprano en el viejo prado
fui sepultado
cerca del rio
cerca de la iglesia,
Lucifer me reclama
y me desentierra con su pala.
Aquí está el condenado
¿saben por qué?
¿saben el nombre del cuento?
Nació para ser muerto.
Me apedrearon en la plaza pública
mi madre me abandonó en la calle
mi padre era alcóholico,
un día me amenazo con una botella rota
y me hizo sangrar el cuello.
Mi único amigo fue un perro
soy la desgracia
vestida con vestido con lunares
embarazé a mi sombra
nadie me ama, tampoco me importa.

 

 

UNA TARDE

A Mathilde - astro de porcelana partido al medio, compañera de un lobo.
A esta amiga del tedio cuyas manos resplandecen en mi sien, siendo yo el flautista oscuro colgantes mis pies desde el árbol.
A Julieta - y su rojizo pelo vuelto al mar, su cerebro no encontrará nunca más la Gulha intensa como la encontró conmigo en las altas noches de sodomía, y los elfos, jadeantes en circulo a su potestad, su nube y su corona sangrarán.
Es este beso partido de Mathilde que regala encintado de flores a una Viuda negra ¡festejemos, entonces, querida, la desaparición de esos proclamadores de la santidad!
A propósito, en razón de la muerte de cualquier árbitro celeste, nos fuimos a incendiar iglesias al pueblo, desde el bosque. Escapamos en estruendosas carcajadas, hambrientos, mendigando pan en los caminos;
¡Oh harapos, seguirán siendo los reyes, mutilaremos en nuestros corazones cualquier expectativa de rédito!
Así, en unión sexual con lucifer, con las manos llenos de sangre y sonrientes, el cura degollado por impostor fue.
Serás, mi amiga y mi reina, el despropósito porque yo abraze más, y celebre cada año el día en que has venido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.