Marcela Aurora

Las maneras que existen de extrañarte.

 

A veces me siento triste,
a veces me consume la alegría.

A veces te extraño demasiado,
a veces me tranquiliza que estés lejos.

A veces me ahogo en los sueños
pero me hace feliz poder al menos
verte en ellos.

A veces me veo al espejo
y logro encajarte a mi lado,
pero cuando salgo de mi casa voy sola.

A veces lloro toda la noche,
a veces la duermo toda porque tengo ganas de verte.

A veces salgo a buscarte
y cuando te encuentro a salvo
regreso a mi casa al menos con eso.

Porque desde que te fuiste ya no tengo hogar,
solo casa.

A veces me invade la idea de ir a buscarte,
pero también me invade el miedo de saber que me has olvidado.

A veces las ganas de llamarte a media noche
y pedirte que vengas a mi cama no me dejan dormir,
a veces solo quiero quedarme sola enredada en mis sábanas
ya que no puedo enredarme en tus piernas.

A veces busco las mil formas de traerte de vuelta,
pero a veces también busco las mil formas para que te quedes a salvo.

 


Pero a veces también pienso que este amor no quiero dárselo a nadie más, porque es solo tuyo...


...y ya no encuentro maneras para seguir escondiéndolo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.