poeta de invierno

Los envidiosos

En el caminar de la vida uno se encuentra con muchos obstáculos que se vuelven retos para aprender y que si estamos dispuestos avanzamos al siguiente nivel. En el primer tropiezo se llega a pensar que uno es un error, que todos los demás seres humanos no se equivocan en sus decisiones, que al parecer la sociedad en la que nos desenvolvemos tiene todo planeado y un camino ya trazado que hay que recorrer. Pero uno va aprendiendo que aquel que te critica o reprocha alguna decisión tomada por ti, te admira y quisiera ser como tú o te envidia y quisiera haber tomado tus decisiones. Nos muestran con sus actos que quieren quitarnos del camino, para tomar nuestra ruta, por que vieron en ella un mejor futuro para sus propósitos. Pero les pasa como con el cuento de la gallina de los huevos de oro, no les dan los mismos resultados que a nosotros. Su modo de ver la vida, sus intenciones, su entrega hacia las actividades que realizamos, sus esfuerzos no son los mismos, por lo que obtienen resultados diferentes. Me da tristeza como algunas personas que dicen apreciarnos en realidad están cerca de nosotros para beneficiarse en lo que puedan con viajar en el mismo barco. El hecho de que varias personas vayamos en una nave con el mismo rumbo genera beneficios de los que hacen las cosas con entrega y dedicación a otros que sólo van en ella, sólo porque no les quedo de otra. Me parecen como náufragos rescatados que se fueron a perder en una isla abandonada. Pero un día la vida premia y castiga a quien se lo merece.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.