Wavesdarkness

Flores de Noviembre

Le prendí fuego a mi hogar,
y el sol de otoño casi roza
las copas de los árboles en llamas
mientras las encinas más viejas
arden ya marchitas en mi mirada de humo.

 

Le prendí fuego a mi hogar
y ahora me arde la piel si la rozas
como una sirena que nada en un volcán.
Incendié cada una de mis escamas
por dejar de ahogarme en la tinta
de un mar casi transparente.

 

Le prendí fuego a mi hogar
y el Caos me atrapó con su infinito
y ahora ya no soy capaz
de asomarme a tus ojos nocturnos
sin caer en sus abismos.

 

Le prendí fuego a mi hogar
porque al fin y al cabo
nunca me he sentido más cerca de mí
que cuando huía.

 

Le prendí fuego a tantos hogares,
pero mis ojos
de bruma y escarcha
seguirán lloviendo noviembres
que se parezcan a la primavera.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.