Al Duborg

Papá "Ludgero"

Cada pan tiene el almíbar

en el campo nos dejaste

con cal su cara marcaste

en los sueños de tu Villa,

Un saco de caramelos

globos de hexágonos blancos

son de madera los bancos

las manos de un carpintero,

los pies descalzos labraron

fue de ebanista tu estilo

los balones con su filo

las puertas de otros marcaron.

 

Con la palabra el amigo

iba luego el apellido

jamás existirá olvido

a quienes diste cobijo,

también nos diste consejos

en paz se juega mejor

hay que jugar por amor

dejando siempre el “pellejo”.

Ganador de mil batallas

perdedor en otras pocas

enemigo de las copas

si quieren batir las mallas.

 

En la alegría de un sol

antes de lanzar su «gorra»

aquí viene la “cotorra”

y anotábamos el gol,

saluden al oponente

después de cada partido

se haya ganado o perdido

hay que levantar la frente.

Con entrega y vocación

no creo que exista gente

cuando recuerda mi mente

a un pequeño campeón.

 

Danos del cielo un abrazo

once “guayos” por etapa

el fútbol llegó a la «cuarta»

que llegue hasta ti un aplauso.

Hoy tu uniforme “albi grana”

se convirtió en el legado

y tus consejos fundados

dentro y fuera de la cancha,

Mis pestañas son el arco

de mis ojos brotan goles

tus mañanas y arreboles

gracias “Ludgero” por tanto.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.