Barb_EnLaVentana

Pajarillo

Pajarillo

Extiende el corazón sus brazos al cielo
como un bebé en su cuna.

Llora la razón su llamamiento;
“¡No vueles, pajarillo, del nido!

Pajarillo no vueles,
que en el cielo estarás perdido.”
Y sigue el pajarillo con sus brazos extendidos.

Rojo pajarillo, ¡corazón con alas!
Ansías la libertad y saltas de mis garras.

Blandas garras, blandas,
desgarradas te sujetan
evitando la partida que será tu caída.

¡Ansías volar pajarillo de rosas! 
Sordo a mi llanto y a mi martirio,
me das la espalda y aguardas tu llamada.

Corazón con mil plumas adornado, 
el volar es morir en la mar de Machado.

Engañoso tu vuelo, hiriente tu libertad;
es la falsa salvación de esta realidad.

Te dará calor, pajarillo de sangre, 
mas arrancará tus plumas y a volar no volverás.

Pajarillo no vueles,
no saltes a sus brazos:
son la prisión de todos tus actos.

 

BDP



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.